BOOK-2019-038

Regeneración urbana : propuestas para el barrio de San Pablo, Zaragoza

Monclús, Javier, dir. ; Díez Medina, Carmen, ed. lit. ; Sánchez Lampreave, Ricardo, ed. lit.

2014
Prensas Universitarias de Zaragoza Zaragoza
ISBN: 978-84-16272-19-8

Resumen: Los trabajos realizados en el Máster Universitario en Arquitectura de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Zaragoza se han desarrollado en estrecho contacto con técnicos y responsables políticos del Ayuntamiento de Zaragoza, tanto de la sociedad Zaragoza Vivienda como de la Oficina del Plan Integral del Casco Histórico de Zaragoza (PICH). Creemos que las dos partes, Universidad y Administración, salen reforzadas de esta intensa relación. Los estudiantes de arquitectura deben conocer cómo está organizada la Administración, cómo se adoptan las decisiones de las cuestiones públicas. Y también es deseable que la gestión pública, muy condicionada por las necesidades de corto plazo, del día a día, afronte sus decisiones políticas con una óptica más cultivada y exible, atenta a la actualidad de los debates y experiencias de la cultura urbanística, en un contexto internacional, en colaboración con la Universidad. Fruto precisamente de la intensa relación desarrollada entre el Ayuntamiento y la Unidad Departamental de Arquitectura de la Universidad de Zaragoza, ya en las fases nales del curso, se desencadenó en el Ayuntamiento un interesante debate centrado en la consideración de algunas de las propuestas lanzadas por estudiantes y profesores, cuyo comentario bien puede servir como colofón a esta publicación. En el pleno celebrado el 15 de Abril de 2014, el concejal del grupo municipal de Izquierda Unida, D. José Manuel Alonso, destacó, entre los trabajos presentados, la propuesta de Paula Gordo y Azucena Guerrero consistente en abrir al público los jardines del edi cio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón. D. José Manuel Alonso trasladó esta propuesta, y lo hizo casi de una manera literal, al foro de las decisiones políticas municipales, presentando una moción que proponía que el Ayuntamiento de Zaragoza “instara al Gobierno de Aragón a abrir las vallas de los jardines del edi cio Pignatelli, ofreciendo a la ciudadanía un nuevo espacio público”. El siguiente párrafo recoge parte de su intervención: “Miren, entre los problemas que presenta cualquier casco histórico en una ciudad está la di cultad para reservar en él zonas verdes. No es una cosa sencilla. Por eso, pensamos, al hilo de algunas propuestas de arquitectos, que podría ser interesante aprovechar cualquier posibilidad de añadir zonas verdes al casco histórico. Hemos asistido –también algún otro concejal de los que está hoy en el pleno– a la exposición de los trabajos de los alumnos de un Máster de Arquitectura. Esos trabajos eran interesantes, pero creo que, sobre todo, eran atrevidos. Se expusieron ante una audiencia notable. Fue por esta razón, y por mover también un poquito el debate, la discusión y la dialéctica en el barrio, por la que invitamos a esos mismos alumnos a exponer sus trabajos a la ciudadanía del Casco histórico del resto de la ciudad. Así lo hicimos en el Teatro del Mercado. Creemos que se trata de una discusión interesante, a veces posible, a veces utópica, a veces real. Pero evidentemente sirve para impulsar el debate sobre posibles alternativas en el casco histórico. Tengo en las manos un proyecto que se llama “Rehabilitar San Pablo. Un parque interior”, de dos alumnas, Paula Gordo Gregorio y Azucena Guerrero Sobreviela (que va a ser publicado en breve), que se plantean completar el tejido urbano del casco histórico, y recuperar un espacio interior. Plantean un proyecto de estructura longitudinal, de parque interior, que permita enlazar el casco histórico en primer lugar con la zona del Caixa Forum, también con la zona de la Plaza del Portillo, a través de un parque interior. Bajo la losofía de otorgar un nuevo espacio público para San Pablo, se propone la implantación de un proyecto a escala de ciudad que consiga la permeabilidad de la trama urbana y que lo conecte desde la ribera del Ebro con el Caixa Forum y la Plaza del Portillo. Creo que es un proyecto bonito e interesante. Como, además, creo que la losofía del edi cio Pignatelli ha sido, durante tres siglos, estar abierta a la ciudad. Creo, también, que la separación entre políticos, gestores y ciudadanía no es nunca buena. Y como creo además, que es necesario un espacio verde que abra esos pasillos en el seno del casco histórico, me comprometí con dichos alumnos a presentar en forma de moción su propuesta. Creo que es posible, creo que es fácil, creo que tiene cabida en la losofía del modelo de ciudad que proponemos, y que ellos proponen. Y creo que, además, es perfectamente factible, porque lo ha sido en otros sitios, en otros lugares. Y, además, estoy convencido de que permitiría esceni car de forma simbólica una posición de rechazo a la habitual separación entre políticos y ciudadanía, algo que, en estos tiempos en los que vivimos, podría producir resultados interesantes. Es por todos estos motivos, por lo que presentamos esta moción a debate.” Tras esta presentación, intervino el concejal D. Juan Martín, de la Chunta Aragonesista, introduciendo dos factores más a tener en cuenta en el debate: la consideración de los jardines como elementos vinculados a los edi cios históricos y la atención a la dimensión de los mismos. En su discurso reconoció que es difícil estar en contra de una moción que lo que pide es “que se derrumben las vallas que separan un jardín de la vía pública para que el pueblo soberano acceda a los mismos.” Pero propuso evaluar la situación en su conjunto, es decir, en el contexto más amplio del barrio de San Pablo: “Hemos ganado en esta ciudad, en las inmediaciones de San Pablo también, todos los jardines que tienen que ver con la zona de la Aljafería. Hemos ganado elementos importantes de zonas verdes en el conjunto del casco histórico. En este caso yo no me atrevería ni siquiera a llamar zonas verdes a estos jardines, porque lo que hay detrás del Pignatelli no es más, si me permiten el tono jocoso, que una gran maceta. Y no es una cuestión de seguridad, se trata de que estos jardines forman parte históricamente del edi cio, de ese edi cio que fue en su día un orfanato inaugurado por el obispo Pignatelli. Se trata de que los jardines tienen que ver con la funcionalidad del propio edi cio, con su historia, porque les recuerdo que históricamente allí los niños, por ejemplo, tenían huertas que dependían del propio orfanato. Y se trata de que se respete esa visión histórica de un edi cio que fue un enorme orfanato público en la ciudad de Zaragoza. Si estuviésemos hablando de la Casa de Campo de Madrid, que tiene hectáreas de extensión, o si estuviésemos hablando de grandes jardines privados dedicados a la administración pública, o si estuviésemos hablando del campo de maniobras de San Gregorio, que tiene un poco de jardín privado, aunque sea muy privado y muy poco jardín, yo le aceptaría la moción, pero es que si entramos en esta dinámica, podemos llegar muy lejos. Y que conste que me parece que como propuesta de trabajo de unos estudiantes de arquitectura está bien. Como hipótesis, despejar la zona también es una buena idea. Pero me parece que hay que dejarla en el formato de idea, y dejar que las instituciones también, y los edi cios que representan a las instituciones, conserven su funcionalidad histórica y los elementos históricos que los han adornado desde hace, en este caso ya, al menos dos siglos. Por lo tanto, nosotros nos vamos a negar a que ese jardín deje de ser lo que es, un jardín que tiene que ver con el edi cio que representa en este momento al Gobierno de Aragón. Pero no porque no nos guste que haya más zonas verdes en la zona de San Pablo.” El concejal del Partido Socialista Obrero Español, D. Jerónimo Blasco, manifestó en su intervención su total acuerdo el planteamiento de fondo de la propuesta, “la idea de conseguir más zonas verdes para San Pablo”. Pero, al mismo tiempo, puntualizó que “esta moción se ha presentado para que no salga, porque en la redacción misma, decir que abran las puertas sin más, me da la impresión de que está abocada al rechazo”. En su análisis del barrio expuso que se trata de un barrio bastante constreñido, que ha mejorado sin embargo en algunos aspectos, como en el tratamiento de las riberas, y con alguna otra actuación, como la plaza de José María Forqué, con la escultura ecuestre de Palafox, si bien reconoce que sigue habiendo carencias de zonas verdes. Pero, yendo al contenido concreto de la moción presentada, Jerónimo Blasco expuso su opinión de que abrir sin más la verja sería casi una provocación: “Pedir a la DGA que abra la verja, sabiendo que es un lugar donde hay que trabajar con cuidado, donde el tema de la seguridad es tan importante, es arriesgado. De todas maneras, la idea no es del todo desdeñable, yo creo que se puede reformular, se puede estudiar. Creo que la seguridad de la DGA se puede reconsiderar de otra manera. Pero claro, no podrá ser nunca abriendo la verja. Porque, además, para que haya una continuidad – como se ha dicho, y me parece una idea excelente de este equipo de arquitectura–, evidentemente habría que hacer otras consideraciones, y otras modi caciones sustanciales respecto el tránsito en el interior del edi cio del Gobierno de Aragón. En n, nosotros no la podemos apoyar, pero sí que estamos abiertos a estudiar la idea y, por supuesto, en consenso con la DGA. No sería elegante forzar a la DGA a tomar una decisión así y, con ello, crear un problema de tal naturaleza. Yo creo que la denuncia de que esa zona verde tiene muy poco uso es real. Es verdad, yo he trabajado en la DGA y el uso institucional que se hace de esa zona es casi simbólico. Nosotros la usábamos, en el mejor de los casos, una vez al año o dos, y creo que se sigue utilizando incluso menos ahora, hasta se utiliza para aparcar coches, lo cual tampoco me parece muy positivo. Pero es verdad que a la brava no se debe de transformar el uso de los jardines.” Como conclusión nal, Jerónimo Blasco manifestó que esta idea debería tramitarse y estudiarse más detenidamente, y que la Junta de Distrito debería elaborar una propuesta, armada con estudios técnicos y, por supuesto, en colaboración con el Gobierno de Aragón. Y entonces, así, “si las cosas vienen maduras en ese sentido” su grupo municipal estaría en condiciones de “apoyar la idea”. El concejal del Partido Popular, D. Pedro Navarro, apoyó también la idea, e incluso hizo referencia a otras propuestas que se habían propuesto en el Taller de regeneración urbana: “Es una idea de unos alumnos, una entre muchas otras que se presentaron ante un padrino de excepción, el señor D. Rafael Moneo, arquitecto de renombre que dijo muchas cosas interesantes, por cierto. Pero allí se propusieron muchas otras cosas, ésta fue solo una propuesta, efectivamente centrada en que se abriera la zona verde que rodea la sede del Gobierno de Aragón. Pero allí se expuso también un proyecto estupendo de otros alumnos, que planteaba que se abriera la planta baja del instituto de educación secundaria Luis Buñuel para que los vecinos pudieran pasear tranquilamente por el patio del Luis Buñuel.”


DOI: 10.26754/978-84-16272-19-8

El registro pertenece a las siguientes colecciones:
Libros > Material docente



 Registro creado el 2019-09-24, última modificación el 2019-09-24


Texto completo:
Descargar el texto completo
PDF

Valore este documento:

Rate this document:
1
2
3
 
(Sin ninguna reseña)